12/1/08

Ni bolsa de valores ni cuartel militar

Por Eduardo Galeano

1980
Nueva York

Lennon

Una camisa, colgada en una azotea, pega manotazos. Se queja el viento. A los rugidos y chillidos de la ciudad se une el alarido de una sirena que corre por las calles. En este sucio día ha caído asesinado John Lennon, fundador de música, en una esquina de Manhattan.

Él no quería ganar ni matar. No aceptaba que el mundo fuera bolsa de valores ni cuartel militar. Lennon estaba al margen de la pista: cantando o silbando con aire de distraído, miraba girar las ruedas de los demás en el incesante vértigo que va y viene entre el manicomio y el matadero.

Fuente: Galeano, Memoria del fuego 3 EL SIGLO DEL VIENTO, Siglo Veintiuno, Madrid, 1986.

No hay comentarios: