25/8/08

Un bebedor

Por Antoine de Saint-Exupéry

El planeta siguiente estaba habitado por un bebedor. Esta visita fue muy breve, pero sumió al principito en una gran melancolía.

-¿Qué haces ahí? –preguntó al bebedor, a quien encontró instalado en silencio, ante una colección de botellas vacías y una colección de botellas llenas.

-Bebo –respondió el bebedor, con aire lúgubre.

-¿Por qué bebes? –preguntóle el principito.

-Para olvidar –respondió el bebedor.

-¿Para olvidar qué? –inquirió el principito, que ya le compadecía.

-Para olvidar que tengo vergüenza –confesó el bebedor bajando la cabeza.

-¿Vergüenza de qué? –inquirió el principito que deseaba socorrerle.

-¡Vergüenza de beber! –terminó el bebedor, que se encerró definitivamente en el silencio.

Y el principito se alejó, perplejo.

Las personas grandes son decididamente muy pero muy extrañas, se decía a sí mismo durante el viaje.

Fuente: Saint-Exupéry, El principito, Ultramar Editores, Madrid, 1974.

No hay comentarios: