22/7/08

VERSOS SENCILLOS

Por José Martí

Yo soy un hombre sincero
de donde crece la palma,
y antes de morirme quiero
echar mis versos del alma.



Mi verso es de un verde claro
y de un carmín encendido:
mi verso es un ciervo herido
que busca en el monte amparo.



Yo tengo un amigo muerto
que suele venirme a ver:
mi amigo se sienta y canta;
canta en voz que ha de doler.



…Ella, por volverlo a ver,
salió a verlo al mirador:
él volvió con su mujer:
ella se murió de amor.



…Se entró de tarde en el río,
la sacó muerta el doctor:
dicen que murió de frío:
yo sé que murió de amor.



Sé de un pintor atrevido
que sale a pintar contento
sobre la tela del viento
y la espuma del olvido.



Bien estará en la pintura
el hijo que amo y bendigo:
¡mejor en la ceja oscura,
cara a cara al enemigo!



Vamos, pues, hijo viril:
vamos los dos: si yo muero,
me besas: si tú… ¡prefiero
verte muerto a verte vil!



¿Del tirano? Del tirano
di todo, ¡di más!; y clava
con furia de mano esclava
sobre su oprobio al tirano.



¿De mujer? Pues puede ser
que mueras de su mordida;
¡pero no empañes tu vida
diciendo mal de mujer!

Fuente: Martí, Yugo y estrella (antología), Libresa, Ecuador, 2005.

No hay comentarios: