18/7/08

Citas (IX)

Por Carl Sagan (compilador)

En buena lógica, ¿no debería la mente del orador conocer la sustancia del tema sobre el que se dispone a hablar?
-Platón



¿Con qué martillo? ¿Con qué cadena?
¿En qué horno se ha fundido tu cerebro?
¿Con qué yunque? ¿A qué temible garra
sus atroces angustias le impulsaron a sujetarse?
-William Blake



De todos los animales, el hombre es el que tiene el cerebro más grande en proporción a su tamaño.
-Aristóteles



Te pido a ti y a todos en general que me señaléis un rasgo genérico … que permita diferenciar al hombre del simio. Ciertamente, yo no sé de ninguno y me gustaría que alguien me indicara lo contrario. Sin embargo, si hubiese llamado “mono” al hombre o a la inversa, todos los clérigos se me habrían echado encima. Tal vez, como naturalista que soy, tendría que haberlo hecho.
-Carl Linneo



Amantes y locos tienen la mente tan arrebatada,
tan poblada de fantasías, que perciben
más de lo que la pura razón es capaz de aprehender.
El orate, el que pena de amor y el poeta
destilan imaginación …
-W. Shakespeare



Los simples poetas tienen la mente tan embotada como la de un sujeto ebrio, sumida siempre en la bruma, incapaces de ver o de juzgar las cosas con claridad. Para ser un eximio y cabal poeta todo hombre necesitaría estar versado en varias ciencias, poseer una mente lógica, analítica y, en cierta medida, matemática …
-John Dryden



La peligrosidad es cosa del futuro … Los más notables avances de la civilización son procesos que casi aniquilan a las sociedades en cuyo seno se producen.
-Alfred North Whitehead



La voz del intelecto es callada, pero no ceja hasta conquistar una audiencia y, en última instancia, después de interminables repudios, consigue su objetivo. Es este uno de los pocos aspectos en los que cabe un cierto optimismo sobre el futuro de la humanidad.
-Sigmund Freud



Las horas discurren silenciosa y furtivamente…
-W. Shakespeare



El dilema fundamental de la humanidad, el problema que subyace a todos los demás y que destaca por encima de ellos, es precisar qué puesto corresponde al hombre en la naturaleza y cuál es su relación con el cosmos. El origen de nuestra especie, los límites que condicionan nuestro influjo sobre la naturaleza y el de ésta sobre nosotros, el objetivo que pugnamos por alcanzar, son problemas que se presentan una y otra vez, con indeclinable vigor, a todos los seres vivos de la Tierra.
-T. H. Huxley

Fuente: Sagan, Los dragones del edén, Crítica, España, 1977.

No hay comentarios: