24/7/08

Allende era un socialdemócrata

Por Noam Chomsky

Una sociedad es democrática en la medida en que sus integrantes tienen oportunidad de participar en la definición de las políticas públicas.



El libre mercado es para los pobres.



El New England Journal of Medicine mencionó hace un par de años que el índice de mortalidad entre los hombres negros de Harlem es semejante al de los habitantes de Bangladesh.



El estado no tiene derecho de quitarle la vida a nadie.



Alrededor de 75% de la población estadounidense literalmente cree en el diablo.



Si la gente se dedica a actividades ajenas al campo político, quienes detentan el poder podrán manejar las cosas a su antojo.



El GATT y el TLC deberían llamarse “acuerdos sobre los derechos de los inversionistas”, no “acuerdos de libre comercio”.



Una técnica normal del libre mercado: sobra gente, de manera que hay que hacerla trabajar en condiciones atroces. Si se muere, vendrán otros.



Allende era un socialdemócrata, muy al estilo europeo, que pugnaba por una leve redistribución de la riqueza, con el propósito de ayudar a los pobres (Chile era una sociedad muy desigual). Como médico de profesión, una de sus medidas fue instituir el programa de leche gratuita para medio millón de niños indigentes y desnutridos. Declaró la nacionalización de las principales industrias, como la minería del cobre, y apoyó la política de independencia internacional –lo cual significaba que Chile no se subordinaría a Estados Unidos, sino que tomaría un camino más independiente.



Durante muchos años -hasta el decenio de 1970- la sociedad chilena fue sumamente vital, vibrante y democrática, pero el régimen de terror fascista logró despolitizarla. El colapso de las relaciones sociales era muy notorio. La gente trabaja aislada y se vale por sí misma. El repliegue hacia el individualismo y los beneficios personales es la base de la apatía política.



Si el poder se deja en manos de las transnacionales, la gente morirá.

Fuente: Chomsky, N. (1994), Secretos, mentiras y democracia, Siglo veintiuno editores, México.

No hay comentarios: