24/4/08

Valdênia Aparecida Paulino

Por Amnistía Internacional

El 16 de enero de 2007, agentes de la policía militar dieron el alto a un adolescente y una chica de 14 años cerca de un punto de venta de drogas en la comunidad de Jardim Elba, en Sapopemba. Según la denuncia que formularon ante una ONG local de derechos humanos, los llevaron al patio de una escuela cercana y los golpearon con palos. Después los llevaron al patio de recreo de la escuela, donde uno de los agentes cometió abusos sexuales contra la chica. Los dos jóvenes quedaron en libertad posteriormente y se les ordenó que llevaran un mensaje a los narcotraficantes locales: paguen a los agentes 1.000 reales (unos 500 dólares estadounidenses) al mes y podrán continuar con el tráfico de drogas en la zona sin injerencias de la policía.

El caso fue asumido por el Centro de Defensa de los Derechos Humanos de Sapopemba, que denunció a los agentes de policía implicados. En septiembre, el agente acusado de infligir abusos sexuales a la chica detuvo a ésta por presunto tráfico de drogas. Los cargos contra la chica fueron impugnados y, según informes, el agente dijo después que se vengaría de la chica y de la abogada que llevaba su caso, Valdênia Aparecida Paulino. La chica ha quedado en libertad bajo fianza en espera de la investigación, pero los abogados creen que será fácil refutar los cargos.

Poco después de estos hechos, la policía intentó menoscabar la credibilidad de Valdênia Aparecida Paulino, abogada defensora de los derechos humanos muy respetada, afirmando que había encontrado su nombre en una lista de personas que reciben dinero de los narcotraficantes. Este extremo fue cuestionado después en los medios de comunicación nacionales. Al mismo tiempo, la casa del hermano de Valdênia Aparecida Paulino era vigilada por un grupo de hombres no identificados que en un momento determinado abordaron a su esposa e intentaron entrar por la fuerza en el domicilio familiar. En octubre de 2007, Amnistía Internacional planteó estos intentos de intimidar a Valdênia Aparecida Paulino y su familia ante las autoridades estatales y federales… La organización no ha recibido respuesta.

Fuente: Amnistía Internacional, Nosotras recogemos los platos rotos, EDAI, España, 2008.

1 comentario:

jl dijo...

http://joseluisregojo.blogspot.com/2011/12/las-mujeres-de-brasil-victimas-ocultas.html