2/4/08

Cosechando aplausos desde más allá del tiempo

Por Ramiro Díez

Trepados en la nave de la imaginación, hemos llegado más allá de lo que nadie sabe, para entrevistar a Don Héctor Roberto Chavero. Por su nombre, pocos lo conocen. Pero si decimos que se trata de Don Atahualpa Yupanqui, entonces su nombre resuena en América y el mundo.

Queremos que Don Atahualpa Yupanqui responda algunas preguntas, cantando, como siempre lo hizo, con el corazón transparente en la mano, y que responda con su dura verdad siempre brillando en la garganta.

Cuéntenos de sus abuelos, Señor Yupanqui. Usted dice que ellos marcaron su vida.

“Me galopan en la sangre, dos abuelos, sí señor. Uno lleno de silencios y el otro medio cantor…”

A su abuelo, cuenta usted, le hacía grandes preguntas. Cuéntenos una.

“Un día yo pregunté, abuelo dónde está Dios… mi abuelo se puso triste y nada me respondió”

¿Y al quedarse sin respuesta, usted nunca más repitió la pregunta?

“Al tiempo yo pregunté, padre qué sabes de Dios… mi padre se puso serio y nada me respondió”

Entonces, ¿cuál es su posición religiosa, su actitud filosófica ante la vida?

“No tengo cuentas con Dios, mis cuentas son con los hombres… no tengo cuentas con Dios, mis cuentas son con los hombres…”

Entonces su posición es radical…

“Si hay un asunto en la tierra más importante que Dios es que nadie escupa sangre pa que otro viva mejor…”

Y otros hermanos suyos, cuéntenos ¿qué hacen, cómo viven, piensan como usted?

“Mi hermano vive en los montes y no conoce una flor, sudor malaria y serpiente es la vida del leñador. Y que naides le pregunte si sabe donde esta Dios. Por su casa no ha pasado tan importante señor.”

Usted admiró a otros personajes, uno de ellos también argentino, como usted. Sabe de quién le estamos hablando…

“Alguna gente se muere para volver a nacer el que tenga alguna duda que se lo pregunte al Che que se lo pregunte al Che.”

Usted amaba decir la verdad. Pero alguna vez, como todos los humanos, quizás guardó silencio. ¿Qué consejos nos daría?

“Le tengo rabia al silencio por lo mucho que perdí. Que no se quede callado quien quiera vivir feliz.”

Ese era Don Atahualpa Yupanqui. Estaba muriendo un… 23 de mayo de 1992.

Y lo recordamos, también, cuando decía: “El arte es una antorcha que usan los hombres para andar en la noche, y descubrir la belleza del camino”. El gran cantor argentino sigue cosechando aplausos desde más allá del tiempo.

Fuente: http://www.ramirodiez.com/

No hay comentarios: