14/2/08

De rodillas por un instante

Por Ramiro Díez

En muchos lugares del mundo, en especial lo que llamamos occidente, se celebra hoy el día de los enamorados. Y se dice que el protector de todos aquellos que entregan su corazón, se llamaba San Valentín.

En este caso se mezclan la historia y la leyenda, pródiga siempre cuando del amor se trata. Algunos dicen que el día de los enamorados se explica porque por esta época, en el hemisferio norte, los pájaros se aparean, y la naturaleza explota en trinos y colores.

Otros dicen que hubo un hombre que, cuando la iglesia católica era perseguida, casaba a los enamorados a escondidas bajo el ritual de la iglesia.

Otros afirman que, en verdad, era una fiesta de otras religiones, llamadas “paganas” por los católicos, porque eran celebradas por los campesinos de la antigua Roma, en homenaje a su dios del amor, al dios Eros.

Cualquiera que fuera la razón y la esencia, en cualquier continente de todas las épocas, los humanos hemos inventado la más poderosa y noble de todas las fuerzas, hemos inventado el amor, y por él hemos sido capaces de morir y de vivir.

En todo caso, San Valentín, el santo que hoy recordamos, vivió por el siglo III y se consagró como el protector de los enamorados y hoy, 14 de febrero, se le recuerda con gratitud.

Y con dioses o sin dioses, con historias o sin ellas sabemos que el amor es la potencia que nos eleva cada día, y la única que nos permitiría, por un instante, estar de rodillas.

Fuente: http://www.ramirodiez.com/

No hay comentarios: