16/2/08

Citas V

Por Carl Sagan (compilador)












“Nada tan rico como el inagotable caudal de la Naturaleza. Tan sólo nos muestra superficies, pero su profundidad es de un millón de brazas.
-Ralph Waldo Emerson

[…]

Para castigarme por mi desprecio a la autoridad, el destino me convierte en tal.
-Einstein

[…]

El cultivo de la mente es un alimento para el alma humana.
-Marco Tulio Cicerón

[…]

Para unos, la ciencia es una sublime diosa; para otros, una vaca que suministra excelente mantequilla.
-Friedrich von Schiller

[…]

William James solía predicar la “voluntad de creer”. Yo, por mi parte, quisiera predicar la “voluntad de dudar” … Lo que se persigue no es la voluntad de creer, sino el deseo de descubrir, que es exactamente lo opuesto.
-Bertrand Russell

[…]

No hay testimonio alguno capaz de probar un milagro, a menos … que su falsedad sea más milagrosa que el hecho que pretende establecer.
-David Hume

[…]

Siempre suspiramos por visiones de belleza, siempre soñamos mundos desconocidos.
-Máximo Gorki

[…]

Los seres humanos disfrutan aprendiendo.
-[Carl Sagan]

[…]

Ahora las Sirenas disponen de un arma más mortífera que su canción: su silencio … Es posible que alguien haya escapado a su canto, pero a su silencio, nunca jamás.
-Franz Kafka

[…]

La cosa más bella que podemos experimentar es lo misterioso. Es la fuente de toda verdad y ciencia. Aquel para quien esa emoción es ajena, aquel que ya no puede maravillarse y extasiarse ante el miedo, vale tanto como un muerto: sus ojos están cerrados … Saber que lo impenetrable para nosotros existe realmente, manifestándose como la prudencia máxima y la belleza más radiante que nuestras torpes capacidades pueden comprender tan sólo en sus formas más primitivas… este conocimiento, este sentimiento, se encuentra en el centro de la verdadera religiosidad. En ese sentido, y sólo en ese sentido, pertenezco a las filas de los hombres religiosos devotos.
-Albert Einstein”

Fuente: Carl Sagan, El cerebro de Broca, Crítica, España, 1994.