22/1/08

Pesadilla que no acaba

Por Pichón

¿Sabía usted que Colombia es uno de los países con más desplazados del mundo?

3,8 millones de colombianos buscan protección dentro de las fronteras de su país.[1]

¿Sabía usted que el registro colombiano de violación a los derechos humanos es el peor del hemisferio occidental?

Durante los últimos 20 años el conflicto se ha cobrado la vida de al menos 70.000 personas, la gran mayoría de ellas civiles muertos fuera de combate.[2]

¿No sabía?

No se preocupe. En un mundo al revés como el nuestro –ya alguien lo dijo- todos los hechos verdaderamente esenciales están destinados a permanecer en el olvido.

Pero las cifras no bastan. Es menester un testimonio (recogido por Amnistía Internacional el 16 de noviembre de 2003) para aproximarnos mejor a la realidad colombiana:

Hace dos años saliendo de Neiva [departamento de Huila] el ejército nos bajó [del autobús]. Al muchacho que estaba conmigo lo mataron. A mí me violaron entre ocho y nueve soldados. Me dejaron en el camino, hasta que cogí un carro. Cuando llegué a Dabeiba [departamento de Antioquia] estaban los paramilitares. Dijeron que yo era de la guerrilla. El comandante de los paramilitares me violó. […] A una le toca quedarse callada… Si hablas la gente dice que una se lo buscó… Me vine para Medellín […]. Cuando entra el ejército me vuelven los pensamientos que me va a pasar lo mismo. Como una pesadilla que no acaba […].[3]

Perdón por ensuciar el blog. Pero así es nuestro mundo.

Notas
[1] PNUD, Informe sobre desarrollo humano 2007-2008, “La lucha contra el cambio climático”.
[2] Amnistía Internacional, Colombia Cuerpos marcados, crímenes silenciados, EDAI, España, 2004.
[3] Amnistía Internacional, ibídem.

No hay comentarios: