27/1/08

La victoria no es suficiente

Por Ramiro Díez

El sacerdote Christian Von Wernich, capellán de la Policía de Buenos Aires durante siete años, ejercía en ese departamento su vocación.

Fue asesor físico e intelectual en secuestros, violaciones, torturas y asesinatos.

Daba masajes a los torturados, para prolongarles la vida y el suplicio, y los alimentaba con las sobras del Seminario adjunto a la Comisaría Quinta de Buenos Aires, en Argentina.

A Héctor Baratti y a su esposa, con una niña de una semana de nacida, los secuestró y torturó.

Y cuando Baratti le pidió misericordia para la bebé que lloraba de hambre, el capellán le contestó que ella estaba pagando por lo que habían hecho sus progenitores.

El sacerdote acompañaba los vuelos de la muerte desde los que arrojaba, vivos, a los prisioneros, mientras les daba la comunión a los soldados que colaboraban en la tarea.

Christian Von Wernich aprovechaba que algunos familiares de desaparecidos acudían a él, para buscar consuelo: el cura les brindaba confianza, luego los delataba y los desaparecía.

Hoy, por fin, Christian Von Wernich está en el banquillo de los acusados.

En ajedrez la victoria basta. En la vida, no es suficiente.

Fuente: http://www.explored.com.ec/infodat/textofinal.asp?numero=271729&texto=ramiro%20d

No hay comentarios: