29/1/08

La próxima reencarnación

Por Fidel Castro

Fidel, ¿usted alguna vez canta?

Tengo pésimo oído musical. Me gusta, pero no tengo facilidad.

¿Ni bajo la ducha?

No, bajo la ducha tiemblo a veces de frío si el agua está fría. No tengo ese hábito, Tomás. Desgraciadamente tengo muy mal oído musical, y me gusta mucho la música, sobre todo las canciones revolucionarias, la música de Silvio [Rodríguez], de Pablito [Milanés], de Sara [González]. Conozco más a los cubanos. Hay uno nuevo que se llama Enrique Corona, que hizo una canción muy vibrante y pegajosa que dice: “es la hora de gritar Revolución, es la hora de tomarse de las manos, pues no habrá mejor promesa que cumplir con el deber de saberse cada día más cubanos”.

Me gustan también las que escribieron Pablito y Silvio sobre Nicaragua.

Pablito hizo una y Silvio hizo otra.

He oído las dos y me gustan mucho, ese tipo de canción me gusta mucho.

Me agrada el nicaragüense Carlos Mejía Godoy y su canción a Carlos Fonseca, “Tayacán vencedor de la muerte”. ¿Qué es, con exactitud, Tayacán?

Quiere decir héroe, hombre corajudo, valiente.

Me gustaba mucho el cantante que asesinaron en Chile, Víctor Jara.

Me gusta la música clásica y me gustan las marchas, tengo una especial predilección por las marchas. Claro, tú podrás comprender que no dispongo de suficiente tiempo para todas estas aficiones y placeres; pero tengo que quejarme de la naturaleza que no me aportó genes musicales, oído musical ni buena voz para el canto. Además, no tuve el privilegio de pasar por una escuela donde lo poquito que podía haber en mí de vocación por la música se desarrollara; me habría gustado muchísimo, pero ya tendré que esperar la próxima reencarnación.

Fuente: Borge, Un grano de maíz, Tierra firme, México, 1992.

No hay comentarios: