26/1/08

Arruinar las cosas

Por Pichón

Jeffrey Sachs dice:

“No creo en el libre mercado en materia de salud y de política científica

[…]

La malaria ha sido el principal factor de riqueza y pobreza en el mundo

[…]

Los ricos ya tienen la riqueza suficiente para acabar con la pobreza. Pero también tenemos la capacidad de arruinar las cosas”[1]

Luego, ¿es inteligente?

Jeffrey Sachs ha sido director del Instituto de la Tierra de la Universidad de Columbia, asesor especial del ex Secretario General de la ONU, Kofi A. Annan, y presidente de la Comisión de Macroeconomía y Salud de la Organización Mundial de la Salud.

Luego, ¿es importante?

Jeffrey Sachs fue, también, asesor económico del gobierno de Bolivia de 1986 a 1990, donde redujo la inflación de 40.000 a 10 por ciento anual.[2]

Luego, ¿es triunfador?

Quizá sea inteligente, importante y triunfador. Pero, con seguridad, es un criminal:

[El “milagro económico” boliviano] significó un éxito macroeconómico y una catástrofe humanitaria. Occidente aplaudió las estadísticas, los bolivianos padecieron la realidad social y las voces de preocupación, como las de los obispos bolivianos, no pudieron penetrar en los santuarios de los privilegiados. Los éxitos estadísticos se debieron en gran medida al acusado aumento de la producción de drogas ilegales que, según diversos expertos, suponen la mayor parte de los beneficios obtenidos por la exportación. Es comprensible que los granjeros a quienes la política del gobierno ha llevado a la agroexportación busquen el máximo beneficio, uniéndose a los bancos internacionales y a las empresas químicas en el negocio de la cocaína.[3]

Encontrar la verdad es difícil, pero no tanto como la mecánica cuántica.

Notas
[1] Appel, David. Scientific American Mexico, may2003.
[2] Appel, David. Ibídem.
[3] Chomsky, El nuevo orden mundial (y el viejo), Crítica, España, 1996.

No hay comentarios: